Los peligros de las vacunas de cachorro y diarrea

Veterinarios administran caninas vacunas anualmente, a partir de cuando un cachorro de 6 semanas de edad. Vacunas introducen una dosis calculada de enfermedad canina en torrente sanguíneo del perro para su sistema inmune para construir una defensa. Si la vacuna tiene éxito, un cachorro será lo suficientemente fuerte para soportar más adelante encuentros con la enfermedad. Desgraciadamente, cachorros a veces sufren de diarrea después de recibir vacunas. La diarrea no sólo es inconveniente, también puede ser peligroso.

Deshidratación

Como con los seres humanos, cuerpos de cachorros dependen de agua para funcionar correctamente. Las vacunas desencadenan reacciones en algunos perros, como el malestar estomacal temporal, que puede incluir diarrea. Las heces acuosa característica de la diarrea resulta de los intestinos no absorben agua normalmente. Salida de agua creciente incrementa posibilidad de un cachorro de deshidratarse, que puede conducir a serios problemas si no se trata.

Pérdida de elasticidad de la piel

Una vez que un cachorro pierde 5 por ciento de su agua, la piel se vuelve menos elástica. Para probar esto, tire suavemente de la piel en la parte posterior del cuello de su perro. Si toma más de dos segundos para volver a su posición normal, el cachorro es probable que se deshidrata. Continúa la deshidratación más largo, el menos elástico y más incómoda será la piel.

Gomas de seco

Las encías de un cachorro se sequen debido a humedad insuficiente durante la diarrea. Cuando las encías están secas, se vuelven pegajosas y causa fricción cuando el cachorro se abre y cierra su boca. Las molestias de esto pueden ir de leves a doloroso, dependiendo de la severidad de la deshidratación. Frecuentes bebidas de agua pueden mantener húmeda las encías y disminuir molestias, aun cuando la diarrea continúa.

Pérdida de electrolitos

Con la excesiva cantidad de agua perdida a través de los intestinos, los electrolitos también se pierden. Los electrólitos son minerales como el potasio, el cloruro y el sodio. Estos mantienen el equilibrio dentro de cuerpo de un perro, evitar letargo, calambres y malestar. Un veterinario puede evaluar si se debe dar al cachorro una bebida de electrolitos para ayudar en el reemplazo.

Falta del órgano

Si la diarrea persiste, el cachorro está en riesgo de insuficiencia de órganos. La pérdida del vital líquido y electrolitos hace que la sangre se espese y la presión arterial a caer. Durante este tiempo, el cuerpo debe ejercer mayor esfuerzo para llevar a cabo las funciones normales. Un cachorro es propenso a sobrecalentamiento ya que su cuerpo necesita humedad para mantenerse fría. Cuando órganos reciben flujo sanguíneo insuficiente y soportan un calor excesivo, son débiles y susceptibles a la falta.

Muerte

Es importante que un perro reciba la atención adecuada cuando experimenta por primera vez diarrea después de la vacunación. Sin tratamiento, la diarrea puede conducir a la muerte. Puede que no sea evidente qué etapa de deshidratación es un cachorro, por lo que es aconsejable ponerse en contacto con un veterinario si diarrea comienza.


© 2020 Usroasterie.com | Contact us: webmaster# usroasterie.com