Responsabilidad del propietario por ruido excesivo

Responsabilidad del propietario por ruido excesivo

Un propietario tiene la responsabilidad de asegurar que los inquilinos no causa ruido excesivo y molestar a los vecinos. La mayoría de contratos de alquiler para propiedades residenciales y comerciales contienen una cláusula titulada "tranquilo disfrute." Bajo esta cláusula, los arrendatarios tienen derecho a ocupar una propiedad de alquiler libre de perturbaciones externas. A su vez, los inquilinos tienen que respetar los mismos derechos de otros inquilinos, y es deber del propietario implementar efectivamente la cláusula. Los propietarios tienen derecho a pedir a los inquilinos a callar si el nivel de ruido es excesivo.

Cláusula de usufructo

La cláusula de usufructo proporciona un ambiente libre de ruido en espacios residenciales y comerciales. Es una cláusula fundamental que protege a los inquilinos de ruido demasiado fuerte de otros inquilinos. El propietario tiene la autoridad a través de buen título a los locales de alquiler, a intervenir. Los inquilinos que negarse a cumplir con esta cláusula pueden ser desalojados por el propietario a través de procedimientos judiciales apropiados. La cláusula de usufructo dispone en el contrato de arrendamiento o alquiler y establece las limitaciones para el disfrute.

Mascotas ruidosas

El contrato de arrendamiento de una propiedad de alquiler residencial especifica los términos y condiciones del contrato de arrendamiento, incluyendo si se trata de un edificio de mascotas. Sin embargo, incluso si hay una cláusula de "no mascotas", el inquilino no puede ser desalojado por simplemente tener una mascota. En unidades de alquiler donde hay mascotas, el propietario tiene el derecho a desalojar al inquilino si el animal doméstico es responsable de hacer ruido que es ofensivo e inquietante a los vecinos, como un perro que ladra fuerte y sin cesar.

Compañeros de habitación ruidosos

Los inquilinos de propiedades residenciales pueden tener compañeros de piso y el propietario no puede desalojar al inquilino por estos motivos. Sin embargo, si el compañero causa problemas haciendo ruidos fuertes, el propietario tiene el derecho a desalojar al inquilino. Cuando afectan las actividades de la compañera de piso el otro inquilinos desfavorable y perturba su paz y derecho a la vida pacífica, el propietario tiene el derecho a desalojar al inquilino.

Delito penal

En los Estados Unidos, perturbando la tranquilidad haciendo ruido excesivo en un área residencial o espacio comercial, por la ley es un delito menor. Las leyes varían en cada Estado, pero en general, ruidos innecesarios e inusualmente fuertes violan la cláusula de usufructo y perturban la paz. Ruidos pueden variar desde el uso de instrumentos musicales para televisión fuerte, máquinas, herramientas, ruidos de fiesta y otros ruidos que afectan adversamente la sensibilidad auditiva de los vecinos. El propietario tiene el derecho de llamar a la policía para resolver el problema.


© 2019 Usroasterie.com | Contact us: webmaster# usroasterie.com